• Juan Carlos Fernández-Cernuda, responsable de seguridad de El Corte Inglés, pretende sustituir a Florencio Lasaga.
  • Y pretende hacerlo en febrero, aunque el veterano directivo acepta jubilarse como ejecutivo pero no como vocal.
  • ¿Cernuda tiene experiencia de gestión? Ninguna.
  • Y muy buenos amigos cinegéticos.
  • En cualquier caso, su grupo Mega2 de seguridad le ha hecho multimillonario.
El responsable de Seguridad de El Corte Inglés (bueno, ahora ya no ha colocado a su colaboradora de siempre, Catalina Polán, pero sigue mandando él), el expolicía Juan Carlos Fernández-Cernuda Hidalgo (en la foto, junto al presidente Dimas Gimeno), el inquietante Cernuda, ya ha puesto sus cartas sobre la mesa. A sus 62 años, el multimillonario Cernuda quiere ser consejero de El Corte Inglés. Para ser exactos, lo ha fechado: quiere sustituir a Florencio Lasaga, el directivo más veterano de la firma, en febrero. Ahora bien, Lasaga, hombre clave en El Corte Inglés (ECI), ha planteado que podría retirarse el 28 de febrero pero como ejecutivo, no como consejero. Y, por supuesto, no como director del Patronato de la Fundación Ramón Areces (37% del capital). Así que sorprende la apuesta del todopoderoso Cernuda aunque, quizás, su poder creciente en ECI le convierte en menos sorprendente y un pelín menos asombroso. Un hombre que a su edad ya no puede ganar más dinero… aunque no se trata de una opinión personal. De humilde policía a forjar un grupo empresarial de seguridad (hoy Mega2 Servicios y Mega2 Seguridad), así como antes Vinsa. Un grupo que ha trabajado, y trabaja, casi en exclusiva para El Corte Inglés. Por no hablar de la vigilancia electrónica, en la que el inquietante expolicía se ha convertido en uno de los mejores especialistas. En cualquier caso, un hombre bien informado. Por lo demás, la tarea del inquietante desde El Corte Inglés va mucho más allá. Su amistad con el aparato jurídico y con la Administración de Justicia es muy comentada entre la burguesía madrileña. Su cénit, y posterior repliegue hacia los espacios cerrados, ocurrió con la famosa foto de la cacería (ver imagen) en la que, 'temporibus illis' participaron el ministro socialista de Justicia, Fernández Bermejo, y el condenado juez Baltasar Garzón. La cosa le costó el puesto a Bermejo y empezó a sembrar ciertas dudas sobre el juez Garzón. Y es que en el mundo cinegético se crean enjundiosas amistades y complicados problemas. Amistades que un hombre de bien como Cernuda ha sabido mantener con el tiempo. En cualquier caso, ahí le tienen, segundo en la fila de los agachados (empezando por la derecha), con la rodilla justo encima del guarro. Y a todo esto, ¿Cernuda tiene alguna experiencia de gestión en grandes almacenes? Ninguna. Sólo en Seguridad. Por eso quiere ser consejero, y luego… hasta el infinito y más allá. Eulogio López eulogio@hispanidad.com