• Se diseñó una estrategia operativa para cubrir apariencias ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Fiscalía e Interior.
  • Trapero, asesorado por la prefectura y el servicio jurídico de los Mossos, "pretendió construir" un relato basado en que los agentes defendieron el orden público.
  • Trataba de evitar responsabilidades penales al justificar la actitud "pasiva, no colaboradora y de permisividad" de sus agentes ante la comisión de un hecho ilícito que debían impedir.
  • El actual jefe de los Mossos, Ferran López Navarro, declara como testigo ante el juez del Supremo Pablo Llarena, sobre el operativo policial del 1-O.
El informe sobre la actuación de los Mossos d'Esquadra el 1-O que la Guardia Civil ha remitido a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela  -al que ha tenido acceso El Periódico- constata, a partir de la investigación de los emails enviados y recibidos por el que fuera jefe de la policía autonómica, Josep Lluís Trapero (en la imagen), que los responsables de los Mossos permitieron la celebración del referéndum, pese a saber que había sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional y disponer de los medios necesarios para evitar que la consulta se realizara. Según el informe de la policía judicial, se diseñó una estrategia operativa, el Plan Ágora, orientado a cubrir apariencias ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la Fiscalía y el Ministerio de Interior. Una de las conclusiones del informe es que Trapero, asesorado por la prefectura y el servicio jurídico de los Mossos, "pretendió construir" un relato basado en que la policía autonómica actuó durante la jornada del referéndum para defender el orden público y la convivencia. Con esta argumentación, el jefe de los Mossos trataría de evitar posibles responsabilidades penales al justificar la actitud "pasiva, no colaboradora y de permisividad" de sus agentes ante la comisión de un hecho ilícito que debían impedir. Además, la policía catalana temía que "actuar" dañase su imagen entre los separatistas. Todo muy profesional, sí señor. Por otra parte, el actual jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferran López Navarro, declara hoy como testigo ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena sobre el operativo policial del 1-O. La comparecencia de López responde a una solicitud del exconsejero de Interior de la Generalitat Joaquim Forn, que permanece en prisión, con el fin de tratar de demostrar que las afirmaciones del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos en el Tribunal Supremo son "radicalmente inexactas". De los Cobos, que coordinó el operativo policial la jornada del referéndum, aseguró en su declaración judicial que López le mintió sobre el dispositivo que tenía previsto poner en marcha la policía autonómica para impedir la celebración de la consulta. Según su testimonio, el que fuera número dos del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, le aseguró que habían tomado las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento del auto judicial que prohibía el referéndum. Afirmación que, según De los Cobos, se demostró que no era cierta. Andrés Velázquez [email protected]