• ¿Y Janli? Cebrián se queda fuera.
  • Y es que tanto Soraya como Mariano… cada vez mandan menos en ningún sitio.
  • La presidenta del Santander coloca a Javier Monzón como mandamás de PRISA, en sustitución de Cebrián.
  • Pero ojo, Ana Botín aún debe vencer a César Alierta.
  • El ex de Telefónica asegura controlar el 53%. No es así, pero sí podría disponer de un 40%.
  • Y la presidenta del Santander está dispuesta a poner más dinero con tal de controlar El País y la SER.

En un principio fue el Gobierno, que quería controlar PRISA ante el "desafío catalán". Y entonces fue cuando El País se hizo del PP, con Janli Cebrián en plan furor converso a la derecha. ¿O no era conversión? Pero al Gobierno ya le hacen poco caso. Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría mandan menos que un gitano en un juzgado. Y entonces es cuando los que eran instrumentos se convierten en protagonistas. A día de hoy, el pulso está entre el expresidente de Telefónica, César Alierta y la actual presidenta del Santander, Ana Botín. Por de pronto, Ana Botín ha decidido que Javier Monzón sea quien mande en El País y la SER (de hecho ya lo está haciendo), y que Juan Luis Cebrián no se le ofrezca el cargo que pretendía, de controlador ideológico. Janli, por tanto, estaría fuera y se quedaría fuera. A alguno le cuesta creerlo. Ahora bien, Ana Botín está incluso dispuesta a poner dinero para controlar el que todavía es el primer grupo de prensa de España. Ahora bien, Ana Botín aún tiene un enemigo enfrente: César Alierta. El aragonés asegura controlar el 53% del capital de PRISA, aunque en ese porcentaje suma el 13% (ahora 9%) de Telefónica, cuando lo cierto es que Pallete no está dispuesto a cedérselo. El HSBC deseando irse ya vendiendo la parte que le queda al mejor postor y los fondos trufados por Alierta intentando que PRISA acabe en manos de la empresa surgida de Heraldo de Aragón, Henneo, presidido por Fernando de Yarza, la familia tradicional, editora del Heraldo de Aragón y ahora de 20 Minutos. Ideológicamente nada va a cambiar, ni con Ana Botín ni con César Alierta. El País y la SER siguen siendo los medios del sistema, los políticamente correctos. Sólo que hace 30 años lo políticamente correcto era el progresismo socialdemócrata y ahora lo es la tenebrosa ideología de género, que puede ejercerse desde la derecha o desde la izquierda. Eulogio López [email protected]