• El banco alemán no logra vender su filial española.
  • Al menos, no al precio que pide.
  • Y mientras, el negocio se resiente.
Deutsche Bank España está en venta desde el mes de marzo pero, por unas cosas o por otras, no se ha concretado todavía. Y eso no es bueno, sobre todo si, como ocurre en este caso, en la matriz se fijaron como plazo máximo antes del verano para cerrar la operación. Mientras tanto, el negocio se resiente. Lo vemos en los resultados del primer semestre, remitidos este viernes a la CNMV. Hablamos de una caída del margen de intereses del 15%, hasta los 104,5 millones de euros, y del margen bruto, que lo hace un 11,2% y no supera los 237,9 millones. Al final, y siguiendo la tendencia del sector, en lo que ha mejorado el Deutsche ha sido en las comisiones, que han aumentado un 8,1%, hasta alcanzar los 157,4 millones de euros. El principal escollo para la venta de la filial española del banco alemán es el precio que piden por ella. Tanto es así que los tres grandes -Santander, BBVA y Caixabank- se han borrado de la lista de candidatos. Los últimos rumores apuntan a Abanca. El banco de Juan Carlos Escotet quería comprar Liberbank, pero el gobernador del Banco de España se ha negado en rotundo. Por eso, ahora sus esfuerzos se centran en la red de Deutsche Bank España. Pablo Ferrer [email protected]