• Bajo el coladero de la defensa de la autonomía del paciente.
  • El médico tendría que someterse a la voluntad del paciente aún sabiendo que le provoca la muerte.
  • Es la práctica habitual para introducir la eutanasia: el paciente lo pide y su voluntad es soberana.
  • Y encima se sigue el mismo engaño que con las leyes LGTBI: las normativas autonómicas abonan el terreno.
Ciudadanos quiere colar la eutanasia en España al primar la autonomía del paciente. Y lo quiere hacer a través de la Proposición de Ley de derechos y garantías de la dignidad de persona ante el proceso final de su vida que se está tramitando en el Congreso. El médico tendría que someterse a la voluntad del paciente aún sabiendo que le provocará la muerte. Es la práctica habitual para introducir la eutanasia: se justifica diciendo que el paciente lo pide. En la Proposición de Ley se señala la autodeterminación que legitima al paciente "para decidir libremente sobre las  medidas terapéuticas y tratamientos que puedan afectar a su integridad, escogiendo entre las distintas posibilidades, consintiendo su práctica o rechazándolas". Es decir, puede "decidir libremente entre consentir el tratamiento o rehusarlo, posibilidad que ha sido admitida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos". Según el estudio del grupo de expertos VIDAdigna de Profesionales por la Ética, la Proposición de Ley de Ciudadanos exige cumplir la lex artis (buen hacer en la práctica médica) en las propuestas de intervenciones que propongan los profesionales a los pacientes, pero no en el caso contrario. Por tanto, no exige la lex artis en las actuaciones médicas solicitadas por el paciente a través de las Instrucciones Previas. El grupo de expertos VIDAdigna subraya que es necesario velar por la lex artis en cualquier actuación médica, tanto en las propuestas por el médico como en las solicitadas por el paciente o representante. El pasado 9 de octubre, comenzaron los trabajos de la ponencia sobre la Proposición de Ley de Ciudadanos, que este martes ha celebrado una nueva sesión en el Congreso. Además hay que señalar que se sigue el mismo engaño que con las leyes LGTBI, pues las normativas autonómicas abonan el terreno: ahora se intenta crear una especie de ley de muerte digna nacional, que integre las normativas que ya existen en nueve autonomías (Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Galicia, Madrid, Navarra y País Vasco), pero no las elimine, respetando las competencias autonómicas… por lo que en la práctica podría haber confusión y problemas. "Sería un error que fuera una puerta encubierta para la eutanasia", han señalado fuentes de la ponencia a Hispanidad.  Y es que si algún partido quiere defender la eutanasia debe hacerlo abiertamente… y asumir las consecuencias. Tal fue el caso de Unidos Podemos, que promovió una proposición de ley para legalizar la eutanasia (o sea, despenalizarla), pero fue rechazada por el Congreso en marzo de 2017: 86 votos a favor de Unidos Podemos, ERC, PNV y el grupo mixto; 131 votos en contra del PP, Foro Asturias y UPN y la abstención del PSOE, Ciudadanos, el PdeCAT y Nueva Canarias. Ahora el que vuelve a mentar la bicha es el PSOE, a pesar de que hace un año, al igual que PP y Ciudadanos, señaló que no era "prioritaria" y requería un "debate sosegado". Hace un mes, el líder socialista, Pedro Sánchez, fijó diez iniciativas legislativas que centrarán el trabajo de sus parlamentarios los próximos seis meses, y entre ellas, citó la regulación del derecho a la eutanasia. Al final, lo que está en juego es el respeto a la vida. Cristina Martín [email protected]