• La venta del 7,52% de ACS le permite aumentar el beneficio un 16,3%.
  • Aunque los dividendos de las participadas cae un 27,9%, en gran medida, por la desconsolidación de la constructora.
  • La entrada en GNF no es casual: Javier de Jaime (CVC) es amigo de Francisco Reynés (GNF) que, a su vez, mantiene una buena relación con los March.
La salida de ACS y la entrada en Gas Natural Fenosa marcan el futuro de Corporación Financiera Alba. Son los dos hitos más significativos del holding de la familia March de los últimos años y, miren por dónde, han coincidido en pocos meses, los que van desde mayo de 2017 a febrero de 2018. La salida de ACS, no sólo ha puesto fin a una relación de años entre los March y Florentino Pérez, sino que ha tenido un impacto importante en las cuentas del holding de 2017, publicadas en la tarde del miércoles. Y ha sido un impacto doble. Por un lado, según el grupo, ha aportado una plusvalía de 352,7 millones de euros pero, por otro, la desconsolidación de los resultados de la constructora ha hecho caer la participación en beneficios de sociedades asociadas hasta un 27,9%, pasando de 165 millones en 2016 a 118,9 millones en 2017. El otro hito, la entrada en Gas Natural, ha sorprendido a propios y extraños, entre otras cosas, porque rompe completamente con la política de inversiones de una de las primeras fortunas de Europa (en la imagen, Juan March Delgado, copresidente de Alba). En cualquier caso, su apuesta por la gasista no ha sido casual. Y es que el máximo responsable del fondo CVC, Javier de Jaime, es amigo del presidente de Gas, Francisco Reynés que, a su vez, mantiene desde hace años una muy buena relación con los March. Pablo Ferrer [email protected]