• Sólo hay un pero: que estalle la nueva burbuja bursátil-inmobiliaria.
  • Con la conversión, le devuelven dinero: 43 millones en impuesto de sociedades, que ya no tendrá que pagar.
  • Cartera de activos inmobiliarios revalorizada: ahora vale 8.666 millones ( 7%).
  • Los ingresos por alquiler ascienden a 141 millones, de los que el 70% proviene de los inmuebles que tiene en París.
  • Hasta junio, firma 55 nuevos contratos de alquiler, que le generarán unas rentas de 25 millones anuales.
  • Además, la deuda neta baja un 6%, situándose en 3.318 millones.
A la luz de los resultados del primer semestre, Colonial ha sacado tajada de su conversión en socimi, pues ha ganado 437 millones de euros, lo que supone un 90% más que hace un año y superar con creces el beneficio obtenido en el todo el 2016 (273 millones). Sólo hay un pero: que estalle la nueva burbuja, la bursátil, pues estas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria no se conforman con especular con inmuebles y lo hacen también en el parqué. una peligrosa, presunta, doble burbuja para el futuro: la burbuja inmobiliaria a la que se une la burbuja bursátil. Y al pasar a ser socimi, a Colonial le devuelven dinero. En concreto, 43 millones de euros en impuesto de sociedades, el cual ya no tendrá que pagar. Y es que ser socimi tiene ventajas fiscales. Así, no es de extrañar que cada vez más se apunten a la última moda del sector inmobiliario. Vayamos con los resultados, que al igual que los de otras socimis (Lar España, Axiare, Neinor Homes y la del magnate George Soros, Hispania), han sido buenos. La cartera de activos inmobiliarios -edificios de oficinas en Madrid, Barcelona y París- se ha revalorizado y ya vale 8.666 millones ( 7%). Los ingresos por su alquiler han ascendido a 141 millones ( 2,7%), de los que el 70% procede de los inmuebles que tiene en París. Mientras, el Ebitda se ha mantenido en 109 millones. Hasta junio, la socimi que preside Juan José Bruguera ha firmado 55 nuevos contratos de alquiler, que le generarán unas rentas de 25 millones anuales. Además, la deuda neta ha bajado un 6%, situándose en 3.318 millones. Cifras que le han dado una alegría en el parqué -cotiza en el Ibex 35, ironías del destino, sustituyendo al Banco Popular, aunque fue la culpable del comienzo de su fin-: las acciones subían un 1,3% a dos horas del cierre de sesión y han terminado la jornada con un alza del 1,14% frente a un Ibex en negativo (-0,32%). Cristina Martín [email protected]