Pedro Sánchez recibía a Pablo Casado en Moncloa durante la mañana del lunes, en una reunión previa a la ronda de consultas. En el encuentro, que ha durado poco más de hora y media, no se han hablado de pactos “por respeto al rey”, según el líder del PP. No obstante, ha pedido al presidente que no llegue a acuerdos con "aquellos partidos que han demostrado deslealtad" al país.

Casado abría la rueda de prensa afirmando que salía “con una impresión primera: creo que vamos a una legislatura con un Gobierno débil que tendrá una oposición fuerte”. Comentaba que el PSOE tiene a su disposición varias opciones para sumar “con partidos que respetan el sistema constitucional y los mínimos mimbres en materia de unidad”. Sin embargo, por su parte afirmaba que “el Gobierno no va a contar con el voto del PP o su abstención para su investidura, pero eso no quiere decir que entendamos que lo mejor para España es que se pueda llegar a acuerdos”.

El popular insiste en que el PSOE no pacte con "aquellos partidos que han demostrado deslealtad" al país

Aunque varios temas se han quedado fuera de la mesa, pendientes de reuniones posteriores, el popular le ha manifestado a Sánchez la petición de que “no dependa de los independentistas”. “El nacionalismo está yendo en contra de la igualdad de los españoles” y comunica que sobre Cataluña mantendrán "una comunicación permanente". Entre otros asuntos que han tratado se encuentran la subida de impuestos de los socialistas o el futuro de las pensiones.

A lo largo del turno de preguntas ha dado a entender la posibilidad de que salga un pacto entre Ciudadanos y el PSOE, recordando las relaciones entre ambos partidos y acuerdos pasados en 2015 y 2016. Y es que no se fía de la formación naranja. “No quiero electoralizar esta visita”, afirmaba el líder popular que prefería no responder a cuestiones sobre otras formaciones políticas.

Lo mejor para España es que se pueda llegar a acuerdos, afirma Casado

Por último, vuelve a hacer hincapié en que la fragmentación del voto de la derecha ha supuesto la victoria de la izquierda: “el reparto de escaños nos ha salido más costoso”. 

Termina así la primera reunión de Sánchez con los líderes de otros partidos, que tendrá lugar a lo largo de estos días.  Eso sí, ante todo, moderación: Santiago Abascal no figura entre los reclamados. Y naturalmente tanto conovcante como convocados, todos progres.