• El juez del Supremo Pablo Llarena no toma ninguna medida cautelar contra ella porque no lo ha pedido el fiscal.
  • La declaración de Boya desmiente la versión de otros encausados y enjuiciados, que han virado a que la DUI fue simbólica.
  • Para librarse de la cárcel, claro...
La exdiputada de la CUP Mireia Boya (en la imagen), ha quedado en libertad después de haber declarado ante el Tribunal Supremo durante menos de una hora y sin que las partes hayan reclamado medidas cautelares contra ella. En su declaración ante el tribunal, en la que sólo ha contestado a preguntas de su abogado y algunas formuladas por el juez, la dirigente ha sostenido que la declaración de independencia aprobada por el Parlament no tenía meras declaraciones cosméticas, sino que tenía intenciones de ser efectivas, informa La Vanguardia. Según la acusación particular, ejercida por Vox, Boya ha defendido los incidentes frente a la conselleria de Economia y que acabaron con el destrozo de varios vehículos fue por culpa de los periodistas. Así, ha hecho creer que los vehículos los destrozaron los periodistas, a lo que el juez le ha interpelado que esa afirmación parecería una suposición y que parece más verosímil que fueran los concentrados ante el edificio. Ha acusado a los agentes de la Policía Nacional de salir de paisano a la caza de independentistas y ha negado que tuviera relación con el comité estratégico, si bien ha admitido que estuvo en reuniones por mandato de sus electores. Sin embargo, la declaración de Boya desmiente la de otros muchos separatistas encausados y enjuiciados, que aseguraban que la DUI fue algo simbólico, para intentar librarse de la cárcel, claro. La comparecencia de Boya abre una nueva tanda de comparecencias que incluyen a figuras como el expresident Artur Mas o Marta Rovira (ERC), la exportavoz de la CUP Anna Gabriel, Marta Pascal (dirigente del PDeCAT) y a Neus Lloveras (Associació de Municipis per a la Independència). Andrés Velázquez [email protected]