• Según él, no hay ningún problema con la situación económica de Turquía porque el régimen de Erdogan es similar al de nuestro país.
  • ¿Cataluña? Algún movimiento en depósitos, pero nada significativo.
  • Por lo demás, el banco mejora pero decrece.
  • Los préstamos a la clientela bajan, así como el patrimonio neto. Con unos márgenes que crecen, pero poco.
El BBVA está muy contento con su filial en Turquía. No en vano, Garanti ha aportado 3.008 millones de euros al margen bruto durante los primeros nueve meses del año, esto es, el 16% del margen bruto total del Grupo. Además, la economía turca pinta muy bien y espera crecer un 4% en 2018, según Carlos Torres Vila (en la imagen). En definitiva, no hay nada que temer. La economía turca avanza a buen ritmo y el banco, también. Así lo ha explicado el consejero delegado del BBVA durante la presentación de resultados hasta septiembre -por cierto, presentación vía webcast, con todas las limitaciones que implica para la labor informativa-. ¿Incertidumbre? La hay, sí, pero como existe en México o en España. En otras palabras, el régimen de Erdogán es, según Torres Vila, similar al de nuestro país, incluido el intento de golpe de Estado de 2016 en el que murieron más de 240 personas, la mayoría civiles, y hubo más 2.800 detenidos. Un año después -verano 2017-, continúan las purgas: 7.563 personas, la mayoría del Ministerio del Interior, han sido despedidas. Ya en España, Cataluña ha acaparado casi todas las preguntas, como era previsible, aunque las respuestas se pueden resumir con pocas palabras. Al principio hubo "nerviosismo" entre los clientes de algunas entidades y hubo entradas de fondos en BBVA, al tiempo que registraron algún movimiento en depósitos, pero nada significativo. Eso sí, la economía española no crecerá un 3,3% en 2018. La crisis secesionista tendrá un impacto negativo en el PIB de unos 3.000 millones de euros, lo que se traduce en un crecimiento estimado del 2,5% en 2018. Un retroceso que será mayor si la incertidumbre se alarga en el tiempo. Por lo demás, el banco mejora pero decrece. Gana un 23% más, con unos márgenes al alza -el de intereses aumenta un 4,2% y el bruto, un 2,6%- pero con una bajada del 1,6% de los préstamos a la clientela y un patrimonio neto de 54.400 millones de euros, un 2,7% inferior al de un año antes. Pablo Ferrer [email protected]