• Además, a FG no le gusta nada Hispanoamérica.
  • Tampoco le gustaba México, pero hoy aporta la mayor parte del beneficio.
  • En un principio, le dejó el marrón a Emilio Ybarra.
  • Aun así, mantiene su visión de Hispanoamérica: gente poco seria.
El BBVA está en negociaciones para vender su filial chilena, como admite en el hecho relevante a la CNMV al confirmar el interés de compra de Scotiabank. Sólo tenía el 6,19% de cuota de mercado en ese país y la teoría heredada de José Ignacio Goirigolzarri aconseja a FG estar sólo en aquellos países en los que posee una cuota superior al 20% y mayoritaria en tu segmento de negocio: banca doméstica, de inversión, etc. Pero no se equivoquen, a González nunca le ha gustado Hispanoamérica ni tan siquiera México, que hoy supone -gran visión de futuro- la parte del león del beneficio consolidado. De hecho, durante los comienzos en el país azteca dejó el negocio en manos de Emilio Ybarra, y el 11-S de 2001 dejó colgado al copresidente del BBVA para volverse a España porque "esto es una mierda". En cualquier caso, México no es prescindible, pero el resto de Iberoamérica, sí. Se marcharía de Argentina si se lo compraran y de Venezuela si pudiera plantearlo. Pero el mundo hispano no le gusta: no son gente seria, como en el mundo anglosajón o como los moros de Turquía. Ahora bien, no pregunten si FG es previsible: no lo es. Respecto a la venta de BBVA Chile, que BBVA (68,1%) comparte con la familia Said, el banco no da más pistas aparte de confirmar el interés de Scotiabank (tiene una cuota del 6,3%). Tras las informaciones, BBVA Chile se ha disparado más de un 30% en bolsa. La prensa chilena, que ha provocado la reacción de BBVA, apunta a otras entidades interesadas: Security, Bice, Itaú-Corpbanca y BCI. Eulogio López [email protected]