• Los diputados comunistas consideran que la jueza Marisol Peña carecería de "imparcialidad" para referirse sobre la constitucionalidad de las tres causales del aborto.
  • Si fuera abortista, entonces sí sería imparcial... naturalmente,
  • Sin Peña en la votación del TC, la balanza puede inclinarse hacia la postura abortista del Gobierno.
En Chile se libra una batalla por la defensa de la vida de los más inocentes, los niños en el vientre de su madre. La sociedad chilena lucha por ellos. Pero también hay malas noticias. Por ejemplo, la última idea que ha tenido el partido de los comunistas chilenos, que solicitarán durante esta semana la inhabilitación de la magistrada del Tribunal Constitucional (TC) Marisol Peña (en la imagen), basándose en el artículo 22 de la Ley Orgánica que regula el TC en el que establece como causal de implicancia "el hecho de haber emitido opinión con publicidad o dictamen sobre el asunto concreto actualmente sometido a conocimiento del tribunal", recoge Infocatólica de Cooperativa. Según el borrador de la solicitud, la ministra Peña se habría manifestado públicamente en contra del aborto durante el debate que en 2008 terminó por declarar inconstitucional la distribución de la denominada 'píldora del día después'. "En 2008, la ministra Peña votó por declarar inconstitucional la llamada 'píldora del día después'. Más aún, el fallo del TC de 2008 estimó que existía una 'duda razonable' sobre el efecto abortivo de la píldora, y por esa razón se determinó su inconstitucionalidad", señala el documento del PC, según La Tercera. Por ello, los diputados comunistas consideran que la ministra Peña carecería de "imparcialidad" para referirse sobre la constitucionalidad de las tres causales de la iniciativa. "Desde los 90 que el TC ha funcionado como una tercera Cámara resolviendo de acuerdo a la opinión política de sus ministros. El derecho al aborto en estas tres causales es la restitución mínima de uno de los tantos derechos arrebatados por la dictadura", manifestó la jefa de bancada del PC, Camila Vallejo. En caso de que se admita la petición del PC, serían nueve los ministros del TC que se pronunciarían sobre el proyecto y cambiaría el cuadro, pues las proyecciones actuales apuntan un empate a cinco votos, que sería dirimido por el presidente del organismo. No obstante, sin Peña en la ecuación, la balanza puede inclinarse hacia la postura abortista del Gobierno de Michelle Bachelet. José Ángel Gutiérrez [email protected]