• "Pese a todos los titulares de las últimas semanas y los que van a venir, la probabilidad de independencia a corto plazo es cercana a cero", según el banco.
  • "Pensamos que el Gobierno regional convocará nuevas elecciones [autonómicas]", añaden sus analistas.
Un informe enviado por Barclays a sus clientes institucionales para analizar la situación en Cataluña concluye que "pese a todos los titulares de las últimas semanas y los que van a venir, la probabilidad de independencia de Cataluña a corto plazo es cercana a cero". Sin embargo, advierte de que a medio plazo la "escalada" de la tensión entre los Gobiernos central y catalán puede animar más el apoyo a la secesión, recogió Expansión. Los analistas de Barclays dicen que "los mercados han estado relativamente tranquilos hasta ahora, y hacen lo correcto, en nuestra opinión". En el último mes, la prima de riesgo de España (diferencial del coste de los bonos a diez años con los alemanes) ha sufrido un modesto repunte de 100 a 118 puntos básicos. Apolline Menut y Antonio García Pascual, economistas de Barclays en Londres, señalan en el informe que en caso de que el referéndum se celebre pese a ser declarado ilegal, ganarán los partidarios de la independencia pero con una participación baja. "En cualquier caso, pensamos que el Gobierno regional convocará nuevas elecciones [autonómicas]. ERC está bien situado en las encuestas, lo que podría llevar a su líder Oriol Junqueras a ser el próximo presidente de Cataluña. Como en el pasado, su agenda iría marcada por el objetivo de persuadir a más votantes para que apoyen la independencia". El principal riesgo que Barclays ve para los inversores es el de un aumento de las tensiones, incluso alguna "chispa de violencia" que haga más factible la secesión a medio plazo. "Pensamos que la estrategia del Gobierno catalán podría ser la de forzar una dura respuesta del Gobierno central para que más votantes en Cataluña apoyen la independencia. Un mal paso por el Gobierno central podría llevar a esa escalada en la confrontación. Si utiliza el artículo 155 de la Constitución, algunos poderes cedidos a Cataluña podrían ser centralizados. Esto sería un paso radical que podría llevar a un mayor apoyo a los separatistas. No es nuestro escenario central y le asignamos una baja probabilidad". En todo caso, la entidad británica admite que no hay una fácil solución para la disputa, ya que "España ya es un país muy descentralizado". Según la nota, "podría haber cierto margen para mejorar la situación fiscal de Cataluña, pero esto podría no ser suficiente para satisfacer las expectativas de los partidos nacionalistas más radicales". En el lado positivo, Barclays confía en que la mejora del crecimiento económico y la caída del paro en España ayude a "desinflar el conflicto". No obstante, analistas de bancos como JPMorgan y Société Générale han recomendado a los inversores que reduzcan posiciones en la deuda española ante las turbulencias que se pueden vivir en Cataluña durante las próximas semanas. Andrés Velázquez [email protected]