• El Gobierno venderá entre el 7 y el 9%: no hace falta hacer roadshow.
  • Y antes de fin de año.
  • A lo que no se atreve Guindos es a una colocación al menudeo más amplia.
El Gobierno no quiere complicarse y ha decidido vender otro porcentaje de Bankia a inversores institucionales en una colocación acelerada. En otras palabras, ha vuelto a ceder ante los fondos, que siempre compran barato para luego vender más caro. Todavía hay pocos detalles de la operación. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha admitido este martes que el porcentaje estará entre el 7 y 9%. Es una participación similar a la vendida en 2014 (7,5%) y, sobre todo, suficiente para despertar el interés inversor y, al mismo tiempo, hacerlo sin tener que realizar un roadshow. Eso sí, cuando se lleve a cabo la operación -será antes de fin de año- el Frob seguirá siendo el accionista de referencia (ahora posee el 67% del capital) y eso no gusta al mercado. Porque a lo que no se atreve Guindos es a una colocación al menudeo, entre particulares, y más amplia. Efectivamente, resulta más tediosa que una colocación acelerada a fondos, además de entrañar más riesgos, pero permite vender a un precio mayor. Los fondos compran más que un particular pero también exigen una importante rebaja respecto a la cotización bursátil. Y aquí estamos hablando de recuperar dinero público, es decir, de todos. En febrero de 2014, con la venta del 7,5%, el Frob ingresó 1.308 millones de euros. Entonces vendió a 1,51 euros por acción (ahora serían 6,04 euros por título, tras el contrasplit de una acción nueva por cuatro antiguas). Este martes, la cotización de Bankia baja alrededor del 0,7%, hasta los 3,94 euros por acción, muy lejos de los 6 euros de 2014. Pablo Ferrer [email protected]