• Ayer lunes fue detenido en Madrid un yihadista que se escondía en casas ocupadas.
  • Y en Alemania también ha sido apresado un joven sirio sospechoso de planear un ataque terrorista con bomba.
  • Se calcula que los que pueden volver sumsn 3.000. Y ya saben matar.
En Madrid fue detenido ayer lunes el yihadista Abdeloyuahid Bourass, originario de Tetuán (Marruecos). Sospechoso de un delito de integración en el Daesh, la investigación constata en Bourass, de 34 años, comportamientos que apuntalan su «potencial peligrosidad», como son su desarraigo social y sus medidas de «autoprotección». El detenido llegó a decir: «Hay una Siria allí y otra aquí. La sangre se derrama allí y aquí también», informa ABC. Al mismo tiempo, la policía alemana ha arrestado a un joven de 19 años, de origen sirio, sospechoso de planear un ataque con bomba en Alemania, según ha anunciado la Fiscalía antiterrorista en un comunicado, recoge El Mundo.  El joven es sospechoso de haber "planificado y concretamente preparado un atentado de motivación islamista en Alemania con ayuda de un explosivo muy potente", subraya el comunicado de la fiscalía federal. En este contexto no está de más recordar los datos de agosto de 2017, cuando la Comisión Europea alertó sobre el retorno de hasta 3.000 yihadistas europeos desde las guerras de Siria e Irak a sus países de origen. Andrés Velázquez [email protected]