Airbus chantajea a España, pero no a EEUU. De hecho, ha lamentado que el presidente norteamericano, Donald Trump, haya anunciado que vuelve a elevar los aranceles, del 10 al 15%, a la importación de aviones desde el viejo continente.

El gigante aeronáutico europeo y principal rival de Boeing espera llegar a un acuerdo negociado antes del próximo 18 de marzo, cuando se prevé la entrada en vigor de los nuevos aranceles. Y para ello alude a que esta medida aumenta las crecientes tensiones comerciales entre EEUU y Europa, y crea así una mayor inestabilidad en las aerolíneas estadounidenses, que ya sufren escasez de aviones.

Según los analistas del Banco Sabadell, los nuevos aranceles tendrían un impacto limitado para Airbus en lo que respecta al A320, su principal programa de aviación comercial. ¿El motivo? Tiene una fábrica en Mobile (Alabama, EEUU) que podría cubrir la demanda de las aerolíneas americanas, sin necesidad de importar el material.

La principal dificultad, según dichos analistas, vendría en relación al avión A350, que no tiene fábrica en suelo norteamericano. Eso sí, Airbus espera que EEUU cambie su posición, cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) autorice a la Unión Europea (UE) a imponer aranceles a los aviones de Boeing.