• El beneficio neto del gestor aeroportuario baja un 6,1% por extraordinarios, pero, en términos homologables, subiría un 36%.
  • Los ingresos crecen un 7,5% hasta los 1.861 millones, de los que el 26% son comerciales (482,7 millones).
  • El Ebitda se dispara un 13,2%, situándose en 1.054 millones, y la deuda baja a 7.846 millones.
  • Pero a la bolsa no le gustan las cifras (-2% a media sesión) y sigue habiendo colas en El Prat de Barcelona.
A la luz de los resultados semestrales, parece como si la empresa presidida por José Manuel Vargas, hubiera hecho valer ante la contraopa que posiblemente va a lanzar Hotchief -filial alemana de ACS- sobre Abertis. Y es que el gestor aeroportuario que preside José Manuel Vargas (en la imagen) ha ganado 460,9 millones de euros hasta junio y tiene mucha liquidez. En concreto, el beneficio neto de AENA ha bajado un 6,1% por extraordinarios (reversiones de provisiones por procedimientos judiciales de las expropiaciones de terrenos del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas por 204,9 millones), pero sin ellos habría tenido un incremento del 36,1%. En cuanto a la liquidez, el flujo de caja operativo resulta un buen indicador: 1.091 millones, un 9,1% más que hace un año. Mientras, los ingresos han crecido un 7,5% hasta 1.861 millones. Eso sí, conviene subrayar que los ingresos comerciales (482,7 millones) ya representan el 26% del total. Otras dos buenas cifras se han visto en Ebitda y en deuda financiera neta. El primero se ha disparado un 13,2%, situándose en 1.054 millones, mientras la deuda ha bajado a 7.846 millones, lejos de los 8.228 millones del cierre de 2016. Así, el ratio de deuda neta sobre Ebitda ha sido de 3,6 veces. Pero a la bolsa no le han gustado las cifras publicadas, pues las acciones caían un 2% a media sesión. Y es que hay algunos 'peros': sigue habiendo colas en el aeropuerto de El Prat de Barcelona y que la privatización de AENA sigue siendo tema recurrente, como se vio en la última Junta, y más ahora porque el Estado posee el 51% a través de Enaire y eso es clave en todo lo relacionado con una posible contraopa sobre Abertis que contrarreste la rácana oferta de la italiana Atlantia. Eso sí, no iría como cabeza de fila sino acompañando a ¡Oh capitán, mi capitán! Un socio con mucha liquidez. Cristina Martín [email protected]