• La compañía se dedica al acero inoxidable y se ve afectada por los precios de sus materias primas.
  • En los primeros nueve meses, gana 157,39 millones, tres veces más, por el repunte de los precios finales.
  • El Ebitda se dispara un 66%, hasta 369,93 millones y las ventas suben un 20% hasta 3.511 millones.
  • Pero entre julio y septiembre, el beneficio se desploma (-81,6%) y es un 60% inferior a lo esperado por los analistas del Sabadell.
  • ¿La razón? La bajada de precios de las materias primas y la caída de la demanda, que también nota el Ebitda (-49%).
Acerinox acusa la dependencia del acero y el níquel, metales con los que fabrica el acero inoxidable -su negocio-. Así se refleja en los resultados presentados este martes: hasta septiembre son buenos, pero en el tercer trimestre, malos. La explicación es bien sencilla: los precios de las materias primas. En concreto, en los nueve primeros meses, Acerinox ha ganado 157,39 millones, tres veces más que en el mismo periodo de 2016, por el repunte de los precios finales. Claro que en los primeros compases, la bolsa no lo ha premiado (la acción bajaba un 3%), pero a lo largo de la sesión, se han podido ver subidas de casi el 1,4% y ha cerrado la sesión con un alza del 1,86%. El Ebitda se ha disparado un 66%, hasta los 369,93 millones y las ventas han subido un 20,5%, situándose en 3.511 millones. Sin embargo, entre julio y septiembre, el beneficio neto se ha desplomado un 81,6%, hasta los 6,6 millones, un 60% inferior a lo esperado por los analistas del Banco Sabadell, cuya estimación era de 16,5 millones. ¿La razón? La bajada de precios de las materias primas y la caída de la demanda en EEUU y Europa, que también se ha notado en el Ebitda (-49%). Por su parte, la deuda financiera neta ha alcanzado los 697 millones, tras aumentar 77 millones entre enero y septiembre. Algo que no inquieta porque se han realizado fuertes inversiones (141 millones), se han pagado dividendos (124 millones) y hay más capital circulante de explotación. Además hay que tener en cuenta la depreciación del dólar. En Acerinox, se quedan con los resultados acumulados de 2017, que "muestran una clara mejoría con respecto al ejercicio precedente", según el Ceo, Bernardo Velázquez (en la imagen). Un "cambio de tendencia" que les permite afrontar el cuarto trimestre con "optimismo". Que se sea como el tercero. Cristina Martín [email protected]