• Atlantia pide autorización al Ejecutivo para lanzar su OPA sobre Abertis.
  • Orgullo obliga: los italianos piden permiso pero insisten en que no tenían que pedirlo.
  • La razón de fondo: están perdiendo mucho dinero en la financiación de la OPA. Y sólo faltaba que el comienzo de la batalla con Florentino se dilatara aún más.
  • De paso, salvan la dignidad de Sebastián Albella. A fin de cuentas, el informe de la Abogacía del Estado suponía una crítica dura a la CNMV.
  • Y la 'humillación' italiana devuelve la pelota tanto al Gobierno como a Florentino.
Las espadas continúan en todo lo alto. Después del último movimiento del Gobierno español, concretado en los requerimientos de Energía y Fomento enviados a la CNMV para que le exija a Atlantia que pida permiso al Reino de España, los Benetton (en la imagen, Gilberto) dueños de la cotizada italiana, han pedido autorización al Ejecutivo, tal y como queda de manifiesto en el hecho relevante remitido este jueves a la CNMV. Eso sí, los italianos piden permiso pero insisten, al mismo tiempo, que no tenían que pedirlo. "Sin perjuicio de lo anterior, Atlantia hace expresa reserva de sus derechos para la debida protección de sus intereses legítimos y respetuosamente manifiesta que la solicitud de las autorizaciones en nada desvirtúa ni modifica la posición jurídica de Atlantia previamente manifestada a este respecto", señala el comunicado. La razón de fondo que explica la petición de permiso: están perdiendo mucho dinero en la financiación de la OPA y sólo faltaba que el comienzo de la batalla con Florentino se dilatara aún más. Y si se retrasa que no sea, al menos, por nuestra culpa. De paso, los italianos han salvado la dignidad de Sebastián Albella. Si se fijan, en el comunicado, Atlantia no dice que pida permiso porque se lo haya exigido el supervisor, sino porque ha tenido en cuenta, directamente, los requerimientos de Energía y Fomento. A fin de cuentas, el informe de la Abogacía del Estado suponía una crítica dura a la propia CNMV. Ahora, tras la 'humillación' italiana, la pelota vuelve al tejado del Gobierno y de Florentino. Si el Ejecutivo da su visto bueno, ¿para qué tanto requerimiento? Y si no lo da, tenemos lío, y de los gordos, asegurado. Atlantia ya amenazó en su momento con acudir a instancias europeas y ahora ha vuelto a hacer hincapié en la misma idea: "Atlantia desea reiterar su plena confianza en el buen funcionamiento de las Instituciones españolas y en su evaluación neutral, eficiente y objetiva de las solicitudes de autorización administrativas al tratarse de una operación de dimensión comunitaria", señala. Florentino, por su parte, ha dejado de soñar con quedarse solo en la puja. No, los Benetton no se rinden y están dispuestos a llegar hasta el final. Pablo Ferrer [email protected]