Sr. Director:

Acostumbrados a las compras con un clic y las gratificaciones inmediatas, es fácil perder de vista el hito histórico de que, a unos meses de la secuenciación genética de la Covid-19, existan proyectos de vacuna en fases muy avanzadas. Un proceso que suele tardar entre 10 y 15 años podría completarse en apenas uno. Hay en curso unas 200 investigaciones y varias despiertan grandes expectativas, aunque conviene extremar cautelas, ya que múltiples variables podrían arruinar los esfuerzos.

Algunas son inherentes al proceso de investigación farmacéutica. Y las hay también de tipo político, lo que la ONU ha llamado “nacionalismo de la vacuna”. Va a ser difícil en muchos lugares olvidar las prácticas insolidarias de algunos países que han retenido envíos de material sanitario o han tratado de hacerse con farmacéuticas de otros países.