Sr. Director:

La visita, el pasado mes de noviembre, del presidente de China, Xi Jinping, debería movernos hacia un mejor entendimiento de los claroscuros de una de las principales potencias en nuestro tiempo. China es una nación habitada por 1.400 millones de personas que sigue siendo una incógnita para los occidentales. Por un lado China atesora una cultura ancestral marcada por el respeto a la tradición, a la autoridad de los mayores y a la familia, pero esos valores se ven hoy erosionados por el vació moral que ha supuesto el comunismo y por el consumismo desaforado. Desgraciadamente así es la China actual con un Xi Jinping dominador que no sabemos donde les y nos puede llevar.