¡Qué bien se explica Salvador Illa!... Y mejor aún gracias al genio de Carlos Latre: