En efecto, el separatismo catalán ha relanzado el patriotismo español. Y un patriotismo cada vez más nítido y más serio, incluso recio. Gracias Puchi