Esta ha sido una semana agitada para el presidente frances, al menos en una determinada y delicada materia... Empezó Emmanuel Macron proponiendo que las personas discapacitadas puedan tener acceso a asistentes sexuales para desarrollar una vida íntima, afectiva y sexual. Una propuesta que no pasó para nada inadvertida. 

Pero es que, el presidente francés se niega a dejar de ocupar la actualidad informativa. Y este viernes, gracias a su candidato a la alcaldía de París vuelve a ser protagonista -aunque en este caso, involuntario. Pues bien, Benjamin Griveaux, exportavoz oficial de Macron, anuncia su «retirada irrevocable», tras la difusión de «imágenes privadas» de carácter sexual. Parece que puso en práctica aquello de que como el matrimonio es una carga pesada, mejor llevarlo entre tres...

Finalmente, la difusión de imágenes privadas de carácter «sexual muy crudo» ha precipitado la vertiginosa caída y retirada de Griveaux, que se considera víctima de «ataques infames, despreciables».

Más allá de las tribulaciones no solo sexuales de Benjamin Griveaux, se trata de un golpe bajo y duro para Emmanuel Macron, cuyo partido se queda sin candidato al cargo de alcalde de la capital de Francia, la última joya de la «corona» definitivamente inalcanzable para el presidente de la República.