Los señores de la prensa intentan reventar la huelga de Boyacá en Madrid. No les hace gracia elaborar e imprimir sus periódicos para que se queden en el almacén por culpa de quien tiene el monopolio en el reparto de prensa y quiere reducir más de un 50% su plantilla.

Ayer decíamos que no se vende prensa en Madrid desde hace cuatro días y, por eso, la pericia no se ha hecho esperar. Para no tener un quinto día sin prensa, los editores han mandado periódicos en coches particulares a algunos quioscos… que la venden de forma clandestina a sus clientes habituales. Y es que la tienen escondida en el interior… como si fuera algo prohibido…

Pero no sólo los quiosqueros llevan este tema con secreto, también en algunos hoteles, como el Villamagna, se pregunta en voz bajita si el cliente desea algún periódico…