Atentos...La especie humana comenzó con la descendencia híbrida de un cerdo macho y una hembra de chimpancé. Por supuesto, no lo dice quien escribe este artículo, qué va (yo no tengo formación científica).

Lo dice Eugene McCarthy, de la Universidad de Georgia, que resulta ser una de las principales autoridades mundiales en el tema de hibridación en animales. Ahí es nada. 

Resulta, que nos parecemos al cerdo, por ejemplo, en la piel sin pelo, una gruesa capa de grasa subcutánea, ojos claros, nariz sobresaliente y largas pestañas...

Lo que tenemos en común con los chimpancés no lo ha detallado McCarthy. Simplemente asegura que poseemos similitudes, pero debe de ser que nos pareceremos más a papá cerdo que a mamá mona. Y si es papá mono y mamá cerda pues entonces presentaremos alguna querella.

Pero todo esto es ciencia y la ciencia no se discute, pedazo de reaccionario.