Kim Jong-un, subiendo a caballo las faldas del monte Paektu, un lugar considerado sagrado en el ideario del régimen. Así ha ensalzado la propaganda norcoreana a través de una serie de fotografías la figura de su líder.

"Ascendió el monte cabalgando un caballo blanco sobre las primeras nieves", se indica en el texto que acompaña las ocho instantáneas de Kim, publicadas por la agencia de noticias KCNA. Como Gandalf a lomos de Sombra Gris… Bueno quizá haya alguna diferencia entre las dos instantáneas.

Y la del ecuestre Kinm Jong-un también me recuerda a otra imagen, la de la muchacha de una conocida marca de brandy montada en un caballo blanco… Aunque, con esta encuentro más diferencias.

Pero, volviendo al líder norcoreano, en el texto de sus fotografías se añade que el paseo ecuestre de Kim "es un evento de peso en la historia de la revolución coreana" -¿por qué será de tanto peso...? y que, durante su ascensión, el mariscal "recordó con profunda emoción el camino de ardua lucha recorrido en pos de la gran causa de construir al más poderoso país".

Los expertos señalan que sus tres visitas precedentes en solitario al afamado monte (situado en la zona fronteriza con China al noreste del país) antecedieron a importantes decisiones.

Su anterior visita fue en diciembre de 2017, justo antes de que el régimen optara por dar un giro diplomático en sus relaciones con Corea del Sur y EE.UU. 

Las de noviembre de 2014 y febrero de 2013 precedieron, respectivamente, al fin del periodo de tres años de luto declarado por la muerte del padre de Kim y anterior líder, Kim Jong-il, y a la ejecución de su tío político y "número dos" del régimen, Jang Song-thaek. A ver qué nos depara la instantánea de 2019… Miedo me da.