Estos son, según la ministra de Igualdad, los tres ejes de su política en el área que encabeza: una política de supervivencia, contra la violencia de género y la trata de mujeres; otra de derechos humanos, «para que cada persona pueda amar a quien quiera» y otra de redistribución y reorganización del tiempo y de la riqueza, para empoderar a las mujeres.

Y es que Montero sigue los pasos del gran hombre, Pedro Sánchez, cuando dijo "nunca más" se va a cuestionar "el derecho a ser" feliz de una persona porque "prohibir el amor porque sea diferente se convierte en un disparate colosal".

Por su parte, tras el discurso que pronunció Montero en la toma de posesión de los cargos de su ministerio, la nueva secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género, Noelia Vera, agradeció a su ministra ser capaz de «hacer del anhelo una certeza».