Arancha González Laya llegó al Gobierno socio-podemita desde la ONU y hace unos meses, su nombre sonó en la quiniela para dirigir la Organización Mundial del Comercio (OMC), y avalada por el propio Pedro Sánchez, pero más bien de palabra que con hechos. Y es que a la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación no le consta que se presentara dicha candidatura. Parece ser que las uvas están verdes.

Eso sí, González Laya prefiere afirmar que quiere “contribuir al multilateralismo desde España”. ¡Ay, madre! ¿Qué significará eso? Otra muestra más de que en la política española falta humildad.

Y como se queda en España no nos perderemos su vistoso vestuario… Aquí una muestra. 

González Laya
González Laya
González Laya
González Laya
González Laya