El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, es economista, pero nunca ha ejercido, ni de economista ni de ninguna otra cosa. Y tiene la tesis doctoral,  sólo que, casualmente, se niega a que nadie la vea, con lo que la comunidad científica no puede aprovechar la insondable sabiduría que, a buen seguro, desprende la investigación. Por eso nos preocupa que Sánchez no considere a Guindos capacitado para la vicepresidencia del BCE. Cainismo español. Hispanidad [email protected]