Táctica para disuadir a los conductores: cortar túneles en hora punta. Los conductores madrileños están hasta el gorro de su alcaldesa. Manuela Carmena (en la imagen) les está haciendo la vida imposible. Este lunes, por ejemplo, ha decidido cortar completamente al tráfico el túnel de Plaza Castilla en sentido entrada a la capital. Todo el norte de la capital, colapsado, con nieve incluida. El Consistorio argumenta que son labores urgentes de mantenimiento. Curioso, porque, según testigos presenciales, el túnel lleva cerrado parcialmente varios días -concretamente, al menos desde el miércoles 24 de enero-, pero nunca han visto trabajadores realizando labores de mantenimiento ni de ningún tipo. Y los que llamaban al Ayuntamiento para poner una queja no podían hacerlo por "sobrecarga del sistema". Al túnel de Plaza Castilla hay que sumar otros, igualmente críticos para el tráfico. Por ejemplo, el de la Avenida de Pío XII y el de la calle María de Molina. Trabajos de mantenimiento, dicen. Aunque lo sean, lo lógico es hacerlos a otras horas y de manera escalonada. Pero eso es lo lógico. Hispanidad [email protected]