8 de marzo. Lo decía una mujer inteligente: ¡Que no somos tan buenas! Toda la propaganda feminista tiende a presentar a una mujer idílica, siempre víctima, nunca verdugo, nacida canonizable, frente un varón demoniaco y depredador. No es así y sólo las muy tontas, o las muy jetas, pueden creer en esta tontuna de mujeres siempre buenas, hombres siempre malos. Porque es falso. Hispanidad [email protected]