lunes, 11 diciembre 2017 Número de edición: 5320
Inicio > Enormes minucias > UBER frente a taxis. Que ganen los taxistas

UBER frente a taxis. Que ganen los taxistas

UBER frente a taxis. Que ganen los taxistas
  • UBER no representa la modernidad y los taxistas no representan lo casposo.
  • Tampoco es el libre mercado frente a la socialdemocracia subvencionada.
  • Es el proletario (UBER) frente al propietario (taxistas).
  • Es lo grande frente a lo pequeño.
  • Y eso que en el sector del taxi, desgraciadamente, también ha surgido el proletariado.
  • Son los taxistas que prestan un peor servicio.
  • Es la eterna batalla entre propietarios y proletarios. Créanme: mejor que ganen los primeros.
  • Sobre todo, los pequeños propietarios.

Los jueces han ampliado las plantillas de los coches de alquiler de vehículos con conductor, conocidos por la marca internacional UBER o por la española Cabify. Y los taxistas amenazan con echarse a la calle. Y lo harán.

El problema es el de siempre: no se pueden poner puertas al campo, pero tampoco puedes permitir que alguien compita con una mano atada a la espalda.

A ver: no se pueden poner puertas al campo, pero los taxistas han cubierto una serie de pruebas y UBER o Cabify no.

En cualquier caso esta es la lucha entre propietarios y proletarios. Y yo no quiero ejércitos de proletarios sino de pequeños propietarios.

Para entendernos:

UBER no representa la modernidad y los taxistas no representan lo casposo.

Tampoco es el libre mercado frente a la socialdemocracia subvencionada.

Es el proletario (UBER) frente al propietario (taxistas). Es el hombre libre, es decir, el propietario, aunque sea mínimo, frente al esclavo, no ya de su jefe, sino del dinero, que es peor.

Es la eterna batalla, no entre lo público y lo privado, sino entre lo grande y lo pequeño.

Y eso que en el sector del taxi, desgraciadamente, también ha surgido el proletariado. Empezó con 25 licencias y un grupo de trabajadores. Con todas las excepciones que se quieran, son los taxistas quienes prestan un peor servicio.

En suma, estamos ante la eterna batalla entre propietarios y proletarios. Créanme: mejor que ganen los primeros.

Sobre todo, los pequeños propietarios, el autónomo del taxi. Estamos ante mucho más que una batallita económica por el control del transporte urbano: estamos en el gozne mismo de la justicia social: proletario (y sus esclavistas, la gran empresa y los grandes mercados) frente a los propietarios, la inmensa mayoría de los representantes de la pequeña propiedad privada, el único sistema económico justo.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com