Afirma el profesor Alfonso Méndiz que ha comentado varios spots que muestran la conveniencia de moderar el uso de las nuevas tecnologías. La campaña "Desconectar para conectar" mostraba un mundo lleno de aparatos tecnológicos, una vida llena de intercomunicaciones... y de seres humanos incomunicados. Y "Look up", el vídeo de un profesor de antropología, animaba a levantar la vista (del teléfono móvil) para ser capaces de mirar el mundo que nos rodea: las personas, la familia y los verdaderos amigos. El problema se agudiza en el contexto de la comunicación familiar. Muchos padres y madres han experimentado en sus carnes lo difícil que es reunir a los hijos para la cena cuando están concentrados en sus smartphones, en sus tablets o viendo una serie en el televisor. Dolmio, una empresa australiana de salsas para pasta, ha decidido poner remedio a esta situación. Para ello han creado un curioso pimentero que, con un simple giro, apaga todos los dispositivos electrónicos en varios metros a la redonda. Convencidos del éxito que tendría, lo regalaron a varias madres australianas y grabaron las reacciones con cámara oculta. El resultado fue mucho más eficaz y sorprendente del que habían esperado. Las primeras reacciones fueron explosivas, sobre todo en los adolescentes ("¡¡¡Se ha desconfigurado mi smartphone!!! ¡Estoy perdida...!"). Pero las comidas empezaron a ser gratas y enriquecedoras reuniones familiares donde todos tenían algo que contar, y todos aprendían también a escuchar a los demás. Esta campaña ha requerido el trabajo conjunto de varias agencias: Clemenger BBDO Sydney, Pollen, Starcom y Ogilvy PR. El resultado es este divertido vídeo, que retrata la situación de muchas familias de todo el mundo -no sólo las australianas- y que deja patente el problema de comunicación que existe en muchas casas. ¡Cuántas madres quisieran hacerse con un pimentero así...! Joanna Raczynska, polaca, madre de dos niños, arquitecta y bloguera que dirige blogs temáticos y administra varios perfiles en Facebook. Joanna afirma que debemos estar menos tiempo delante de la pantalla, más tiempo para los demás. Menos redes sociales, más relaciones con los otros. Menos televisión, más juegos de mesa. Menos comida informal delante de la pantalla, más comidas en familia. Menos juegos de ordenador, más deporte. Menos Internet, más libros. Menos tiempo "online", más tiempo de sueño. Menos wikipedia, más estudio serio. Clemente Ferrer [email protected]