El magazine de entretenimiento de Antena 3 "El Hormiguero 3.0", logró el minuto más visto con una audiencia de 5.115.000 espectadores y el 23,9% de la cuota de pantalla con la entrevista que llevó a cabo el presentador Pablo Motos (en la imagen) al cantante David Bustamante.

El programa se caracteriza por traer a los personajes de moda que están promocionando su último trabajo, ya sea en cine, televisión o música y, como viene siendo habitual, se aprovecha también la ocasión para promocionar espacios y actores de la propia cadena. El magazine también contempla la posibilidad de que los espectadores puedan formular preguntas a los invitados.

El "Hormiguero 3.0" sigue contando con secciones de entretenimiento donde el ingrediente del humor amargo y la originalidad son fundamentales. En el nuevo formato son habituales los juegos en los que participa el público asistente.

La nueva etapa y las nuevas secciones para un espacio que conserva su esencia. El "Hormiguero 3.0" es un espacio de entretenimiento que sabe ofrecer diversión y que, en sus inicios, decidió alejarse del formato magazine por las tertulias sobre los famosos del momento. Se emitió una vergonzosa y obscena entrevista con Albert Rivera del partido Ciudadanos

A este programa se le reconoce el mérito de saber presentar unos contenidos frescos y originales. No obstante, tampoco se escapa de algunos "vicios" televisivos como la figura del presentador que sentencia con sus opiniones personales, la manipulación (en clave de humor, pero manipulación) de algunos contenidos de interés social o político y una cierta tendencia al chiste fácil, burdo y grosero. Carga erótica en las conversaciones y vocabulario irreverente, forzado por el presentador. Muchos tacos que degradan el lenguaje.

El programa "Hormiguero 3.0" está muy trabajado con un buen entretenimiento e inmejorables juegos, pero, abusa del lenguaje irreverente y soez que degrada al espectador. Me gustaría decirle a Pablo Motos que la amargura que llena su corazón la transmite a lo largo de todo el programa. La frustración por ser bajito y muy feo, lo utiliza como arma arrojadiza.

Clemente Ferrer
[email protected]