Los audímetros patrocinados por las televisiones tradicionales desaparecerán debido a la visualización a la carta: la "otra tele". El 53% de los españoles ya consumen, a diario, contenidos en "streaming", gracias a las diversas formas de conexión a Internet. Hace un lustro esta "moda" era seguida por el 34% de los espectadores. El nuevo panorama audiovisual lo ha conseguido la entrada en nuestro mercado del gigante Netflix. Sin embargo, el último informe de Ericsson ConsumerLab, que estudia los hábitos de consumo de 690 millones de usuarios de todo el mundo, revela que la televisión tradicional sigue siendo la preferida para el 90% de los espectadores de más de 60 años. Entre los jóvenes de entre 16  y 34 años visionan algún programa a diario en el obsoleto televisor. Entre los contenidos grabados y en directo se divide la población, las personas de entre 20 y 44 años son las más apasionadas de los programas en diferido. Para estos consumidores las series, en diferido, son sus programas preferidos y que, al mismo tiempo, son los de mayor audiencia. Un dato importante: las costumbres de los espectadores de todo el mundo han cambiado. En 2014, en nuestro país, se veía la pequeña pantalla 2,4 horas a la semana. En 2015 el tiempo ha crecido hasta alcanzar las 6,5 horas semanales. La mitad de este tiempo se invierte en visionar series. En los últimos cuatro años, el 237% es el porcentaje de aumento del visionado de las series, bajo demanda. Con los DVD comenzó esta tendencia que ahora, las nuevas tecnologías, facilitan las posibilidades de visionar más tiempo el televisor La excesiva dedicación a visionar la televisión provoca la obesidad, de modo especial entre los niños. Por otra parte, Twitter es otra de las empresas que se ha instalado con fuerza: el 80% de la población entra, al menos una vez a la semana. En los últimos cuatro años ha subido un 190% el número de consumidores que lo visitan durante más de tres horas al día. Clemente Ferrer [email protected]