En Alemania a las agencias de medios han sido criticadas en los últimos meses. Se las acusa de tener un modelo de negocio abusivo que estrangula a los medios de comunicación con los controvertidos descuentos de agencia y de ser poco transparentes con los anunciantes. Por eso, y en vista de la larguísima lista de las malas artes que algunos atribuyen a las agencias de medios, hay quienes exigen una ley que regule su actuación como mediadoras entre las agencias de publicidad y los anunciantes. Sobre esa ley se habló en el congreso de medios Medientagen, que se está celebrando en la ciudad alemana de Múnich. Y el encargado de pronunciarse sobre esa ley fue Sigmar Gabriel, el ministro de Economía de Alemania. Para desventura de la industria mediática alemana, que lleva desde hace meses demandando al Gobierno de Angela Merkel que regule la actividad de las agencias de medios, Gabriel se pronunció claramente en contra de la regulación estatal de este tipo de agencias. "Hacerlo sería como si prohibiéramos a los agentes inmobiliarios construir sus propias casas", recalcó. Con estas palabras, el sueño de los medios de comunicación alemanes, así como también de más anunciantes ver en Alemania una réplica de la "Ley Sapin", aprobada en Francia en el año 1993, se desvanece. Aunque Gabriel no dudó en acusar de "monopolio" el hecho de que 5 grandes "players" acaparen actualmente en Alemania el 80% de los ingresos en el mercado de las agencias de medios, se mostró escéptico a la hora de regular este sector. "No estoy seguro de que una intervención estatal esté realmente justificada", subrayó. Para prevenir la falta de transparencia en la que incurren, tan a menudo, las agencias de medios, Gabriel invitó a los anunciantes a ser más activos y negociar directamente con los medios de comunicación, en lugar de utilizar siempre las agencias de medios. Algo muy similar recomendó el ministro a los medios de comunicación, a los que animó a involucrarse más en la comercialización de sus espacios publicitarios, al margen de las agencias de medios. Clemente Ferrer [email protected]