La escuela concertada teme por su futuro por el mensaje que se está transmitiendo por parte de la izquierda más radical (Podemos y Compromís). Son partidarios de que se elimine la escuela concertada. Que sólo esté donde no pueda llegar la escuela pública. Sin embargo, el PP apoya la educación concertada. Traslada su precampaña a la Comunitat Valenciana, donde se reunirá con representantes de este tipo de enseñanza. Por otra parte, en Valencia, 30.000 personas colapsaron la oficina del Defensor del Pueblo para pedirle que el Gobierno autonómico respete los derechos de los padres y alumnos a escoger en libertad la enseñanza concertada. El peligro también se sitúa en otras comunidades como Asturias, donde la Consejería de Educación ya ha anunciado que suprimirá conciertos, mientras que Andalucía lleva tiempo envuelta en una batalla judicial para quitar las ayudas a estos colegios. El temor se ha acrecentado después de que el Tribunal Supremo haya dictado dos sentencias que sientan jurisprudencia y que legitima a las comunidades autónomas para suprimir los conciertos si hay plazas en las escuelas públicas de la zona. «Ahogar la enseñanza concertada sería ahogar el estado democrático de derecho. Muestra de ello son las sentencias de Andalucía recientes, que discrimina a los centros concertados al exigirles un número de alumnos superior a los que se exige a los centros públicos de la misma zona», dice José María Alvira (en la imagen), secretario general de Escuelas Católicas. «El momento actual nos preocupa y nos llena de incertidumbre. La escuela concertada es una opción educativa tan válida como la pública o la privada y responde a la diversidad de una sociedad plural. Los padres deben poder elegir la educación con la que más se identifican y la que quieren que reciban sus hijos», añade Alvira. La escuela concertada es una opción educativa con gran demanda en España. Una de cada cuatro familias elige un centro de estas características para educar a sus hijos, la mitad de ellos de ideario católico. La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) calcula que estos centros ahorran al Estado 6.684 euros, cada año. La enseñanza concertada está realizando un enorme esfuerzo por adaptarse a las nuevas tecnologías y por aplicar nuevas técnicas pedagógicas que permitan un mayor rendimiento de los alumnos. Clemente Ferrer [email protected]