De acuerdo con los últimos pronósticos de Forrester la inversión en publicidad digital, en EEUU, superará a la inversión publicitaria en televisión en 2016 llegando a superar los 103.000 millones de dólares en 2019, representando así el 36% de la inversión total en publicidad. Según estas previsiones, los anunciantes de EEUU invertirán 85.800 millones de dólares en spots televisivos en 2019, lo que representa el 30% de la inversión total en publicidad de ese año. Pero la publicidad digital no usurpará el puesto que ocupa la publicidad en televisión, ya que las grandes marcas siguen centrando su atención en este medio, pero se redirigirán hacia las redes sociales. Sí es cierto que se producirá una absorción de los presupuestos de televisión. El principal motivo por el que se prevé una mayor afluencia hacia el sector digital es que se está demostrando la extraordinaria calidad de los trabajos digitales. Los directores de marketing no están aumentando el porcentaje de sus presupuestos en los medios digitales, no lo están haciendo porque la economía ha comenzado a recuperarse tal y como señala este informe. Los anunciantes tienen más dinero ahora para invertir que en los últimos años y el exceso de oferta de anuncios online les da un mayor número de posibilidades donde poder invertir. La capacidad para medir la efectividad de los anuncios digitales "es la razón por la que el ranking de los canales de anuncios digitales no va a cambiar en los próximos cinco años, incluso con un aumento en la inversión publicitaria móvil en 2019", señala el informe. El crecimiento en telefonía móvil impulsará el 66% del crecimiento de la inversión publicitaria digital, durante los próximos cinco años. Dicho informe también señala que si la inversión en publicidad digital superase los 100.000 millones de dólares sería todo un éxito. Las marcas destinan más dinero a la publicidad digital, pero también aumentan el gasto en la creación de contenidos, coste que el informe de Forrester no incluye en sus previsiones. Algunas de estas marcas encontrarán una manera de aferrarse a su dinero mediante la distribución de dicho contenido de forma gratuita a través de canales digitales como Facebook, Twitter o YouTube.

Clemente Ferrer

[email protected]