En los últimos años Dove se ha posicionado como la marca que apoya a las mujeres reales y que trabaja en favor de su autoestima. Un claro ejemplo fue su triunfadora campaña: "Belleza y la autoestima: un legado de las madres a sus hijas".

Esta fórmula le ha funcionado tan bien a la marca que puede sorprender el nuevo giro, dando el protagonismo de su último spot a los hombres. Más concretamente, a los padres. Y todo esto, sin que se haga mención alguna a la belleza o a la importancia de cuidarse.

La apuesta de Dove surge a raíz de un estudio llevado a cabo entre 1.000 hombres de 25 a 54 años. En las entrevistas detectaron que el 75% de ellos se sentían responsables del bienestar emocional de sus hijos, algo que no ven reflejado en la publicidad. El hombre suele aparecer como el que no hace nada en casa, o lo hace mal... Además, el 91% de ellos afirmaban que cuidar de las necesidades de su familia los hace sentir fuertes; y un 96% coincide en la importancia de ser un padre que se preocupa y está para sus hijos.

La marca ha tomado la decisión de homenajear a los padres y reconocer su labor, filmando un emotivo anuncio formado por 28 escenas en las que queda claro lo importante de su papel en la familia. Momentos tan sencillos como ayudar a un hijo a vestirse, a que no tenga miedo por la noche o a jugar en el parque, componen un spot que resulta altamente conmovedor.

El anuncio se ha estrenado en el intermedio de la Super Bowl 2015, y su acogida entre los espectadores ha sido muy grande. En apenas dos semanas sumó más de 5 millones de visitas en Youtube, y un gran número de padres han agradecido a Dove que se acuerde de ellos de esta manera.

No se puede decir que la campaña sea la más original del mundo, ya que va en la línea de otras triunfadoras como las de Procter & Gamble y las madres de los deportistas. Sin embargo, no todos los anuncios consiguen aflorar tantos sentimientos en apenas 60 segundos. Es extraordinario que Dove, cuya publicidad ha hecho tanto bien a las mujeres, se acuerde también de los hombres.

Clemente Ferrer
[email protected]