Guillermo de Toro se pone al frente, en la dirección y en la redacción de los guiones, de esta producción basada en la primera novela de la Trilogía de la Oscuridad, de la que es coautor y junto al escritor estadounidense Chuck Hogan.

'The Strain' reúne elementos de varios géneros de ficción. El terror, la ciencia ficción y el cine apocalíptico se encuentran en esta serie de corte adulto y sangriento.

La serie da lo que promete: acción, sangre y seres repugnantes. Pero 'The Strain' va más allá para jugar con el terror también psicológico y con los dramas personales de los diferentes personajes. Se trata de vivir con los protagonistas la terrorífica y angustiosa sensación de impotencia ante un enemigo mucho más poderoso. Este adversario, además de contar con una naturaleza superior en muchos aspectos, sabe utilizar la debilidad humana en su provecho, lo que propone ciertos temas de reflexión sobre los límites de la ética y la moralidad.

El sentido de la familia, el amor, lo que el ser humano es capaz de hacer por los que quiere, al igual que el poder o el heroísmo ya se dan en los primeros capítulos.

Con una estética y una narración muy cinematográfica, 'The Strain' apuesta por dar mucha información al principio para ir desgranándola, sin prisa.

Si el espectador ha pactado con la serie, solo le queda seguir los pasos de unos personajes verosímiles en una historia lógica en su fantasía que irradia oscuridad y congoja.

Clemente Ferrer

[email protected]