Coca-Cola México ha decidido retirar un anuncio perteneciente a su campaña navideña, tras recibir muchas críticas por parte de algunas organizaciones, que consideran que se trata de "un insulto hacia la comunidad indígena". La multinacional de bebidas ya ha pedido disculpas a sus consumidores. El spot publicitario sigue la tradicional línea festiva. En él, un grupo de jóvenes sonrientes y vestidos a la última moda que viajan hasta una comunidad remota y empobrecida en las montañas de Oaxaca para "repartir felicidad" en forma de botellas del conocido refresco, y construir un gigantesco árbol de Navidad, en la comunidad indígena Mixe de Totontepec. En el anuncio, se afirma que "el 81,6% de los indígenas mexicanos se sienten rechazados por hablar un idioma diferente del español". La campaña publicitaria, elaborada por la agencia de publicidad Ogilvy México, ha sido tachada de "falsa filantropía" por los medios de comunicación, consumidores y organizaciones por la defensa de los derechos humanos en México. Asimismo, los integrantes la Alianza por la Salud Alimentaria y del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria consideran que el anuncio es un auténtico "ataque a la dignidad de los indígenas" y que el refresco contribuye a empeorar el estado de salud de la población. México tiene uno de los mayores índices de sobrepeso del mundo, algo que afecta directamente a su población indígena. En declaraciones para la revista Ad Age, la compañía ha manifestado que "como parte de la campaña navideña, el vídeo 'Mixe Community Totontepec' fue presentado en varios canales digitales, con el objetivo de propagar un mensaje de unión y felicidad. Nuestra intención nunca fue subestimar ni menospreciar a ningún grupo indígena. Ya hemos retirado el spot publicitario y pedimos perdón a todo aquel que se haya sentido ofendido. "Sin escrúpulos ni principios", para la multinacional de las bebidas refrescantes "el fin justifica los medios" y esto es una falacia. Clemente Ferrer [email protected]