lunes, 20 noviembre 2017 Número de edición: 5305
Inicio > Confidencial > SMI. Presión para que el salario mínimo suba hasta los 1.000 euros… y cumpla la Carta Social Europea

SMI. Presión para que el salario mínimo suba hasta los 1.000 euros… y cumpla la Carta Social Europea

SMI. Presión para que el salario mínimo suba hasta los 1.000 euros… y cumpla la Carta Social Europea
  • Eso sí, con un cierto tufillo demagógico, al jugar  con los plazos para llegar a ese SMI.
  • El Gobierno abrirá consultas entre octubre y noviembre para acordar el SMI de 2018.
  • Claro que seguramente no subirá tanto como en 2017 (un 8%, por exigencia de los socialistas).
  • Desde el PSOE se insiste en que suba a 1.000 euros mensuales, eso sí, con calma: para el año 2020.
  • Mientras, en el Gobierno se afirma que afecta a pocos trabajadores…
  • Pero los dos partidos se equivocan: la subida debe hacerse y es importante porque indicia el resto de salarios.

El tema del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) ha salido en la sesión de control al Gobierno de este miércoles 14. Pero, como suele ocurrir, hay pocas novedades y lo sucedido se puede resumir como mucha demagogia y calma para que suba a 1.000 euros mensuales (como dijo por primera vez Hispanidad)… y cumpla la Carta Social Europea -es decir, suponga el 60% del salario medio, que en 2016 fue de 22.771 euros brutos anuales, o sea, 1.626,5 euros mensuales en 14 pagas-.

El Ejecutivo, concretamente la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha señalado que abrirá consultas entre octubre y noviembre para acordar el SMI de 2018. Claro que seguramente no cabe esperar una subida tan elevada como la que tuvo el de este año (un 8%, por exigencia de los socialistas), situándolo en 707,6 euros mensuales en 14 pagas y en 825,7 euros/mes en 12 pagas.

Desde el PSOE se insiste en que el salario mínimo suba a 1.000 euros mensuales (parece que les gustó la cifra propuesta por Hispanidad), eso sí, con calma: proponen que alcance dicha cifra para el año 2020. Claro que la propuesta de los socialistas también parte de un fracaso, pues en 2007, el entonces ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, se comprometió a elevar el SMI hasta acercarlo a los 1.000 euros en 2016; como saben, en 2017 aún no se ha conseguido dicha cifra.

Años más tarde, de cara al programa electoral para el 20-D de 2015, el PSOE anunció que incluiría la subida del SMI hasta los 1.000 euros en ocho años. ¡Demasiada calma! Y más recientemente, a mediados de junio, en las resoluciones del 39º Congreso Federal se hablaba de: “Fijar el Salario Mínimo Interprofesional, respetando el diálogo social, en 1.000 euros mensuales para 2020, para alcanzar el 60% del salario medio como establece la Carta Social Europea”.

De hecho, la subida del SMI (calmada, eso sí) es una de las prioridades del líder socialista, Pedro Sánchez, como se vio esta semana en un desayuno informativo de Europa Press, y su Ejecutiva. En dicha línea se han producido las intervenciones del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, y del diputado socialista Rafael Simancas, este miércoles en la sesión de control.

Mientras, en el Gobierno se afirma que afecta a pocos trabajadores (unos 200.000 aproximadamente). Además, insisten en que ellos no fijan los salarios, algo que no es cierto porque el SMI sí es competencia suya, aunque hablen con patronal y sindicatos.

Pero los dos partidos desbarran: la subida del SMI debe hacerse ya y es importante porque el SMI indicia el resto de salarios bajos. ¡Menos demagogia y más rapidez!

Cristina Martín

cristina@hispanidad.com