El fundador de la red social Facebook, Mark Zuckerberg (en la imagen), puede pasar como un filántropo, sin embargo no lo es. Está muy bien que haya donado 20 millones de euros para la investigación del ébola, pero esta cifra es sólo una migaja de su cuantiosa fortuna, valorada en 25.286 millones. Es decir, sólo representa un 0,8% de su riqueza. Por ello, viene a cuento lo que decía Chesterton, "Dios nos libre de los filántropos".

Si a pesar de lo mencionado aún les parece que Zuckerberg es muy generoso les daremos otro argumento que pone esto seriamente en duda. Este empresario estadounidense se acaba de comprar un pedazo de la isla de Kauai, una de las cuatro que forman el archipiélago de Hawái, por 79 millones de euros. Es decir, se ha gastado 59 millones más que en apoyar la investigación del virus.

Pero no teman por las finanzas del creador de Facebook, aunque estos dos movimientos ascienden a 99 millones, sólo representan un 0,39% de su grandísima fortuna. ¿Aún les sigue pareciendo generoso este Zuckerberg Parece que aún le queda mucho por hacer para que se le pueda considerar así.

Hispanidad

[email protected]

.