• Al final, los estadounidenses sólo invertirán los 500 millones de dólares que tenía pillados en Argentina.
  • El acuerdo conjunto entre la petrolera americana y La Casa Rosada se eleva a 1.240 millones.
  • 400 en concepto de aportación de los campos de la propia YPF y más de 300 por campos rebautizados... donde ya había invertido Repsol y que le fueron expropiados sin indemnización.
  • Además, el Ecuador de Rafael Correa no cede a las presiones de sus amigos peronistas: continúa exigiendo a Chevron los 19.000 millones de dólares que les deben.
  • Y ahora, Repsol estudia ampliar la demanda contra Chevron. 

La prensa argentina, la única oposición real a la presidente Cristina Fernández de Kirchner (en la imagen, en audiencia con los directivos de Chevron e YPF), asegura que a Chevron le ha concedido mucho más de lo que solicitaba Repsol para explotar el yacimiento de Vaca Muerta. Y cuando se analiza el acuerdo entre la Casa Rosada y la petrolera norteamericana Chevron hay que darles la razón.

Veamos: el acuerdo por el que Chevron explorará determinados yacimientos de Vaca Muerta (por cierto, rebautizados) tiene un valor conjunto de 1.240 millones de euros. Se supone que la inversión real de Chevron para explotar los campos se eleva a 500 millones de dólares. Curiosamente, es la cifra de beneficios que la compañía estadounidense tenía pillados en Argentina, según la tónica habitual de doña Cristina, consistente en impedir repatriar beneficios a los inversores que allí operan.

Pero hay más. Algo más de cerca de 400 millones no es inversión, sino la aportación de YPF, que son los propios campos. Y peor aún son los más de 300 millones de dólares que constituyen los campos ya 'invertidos' por Repsol y que le fueron sustraídos con el conjunto de YPF en la expropiación-robo de doña Cristina, un personaje obsesionado con dañar a España.  

En resumen, ni un dólar de inversión entra en Argentina con este acuerdo. Y lo que es más importante, CFK no ha conseguido a presionar a los ecuatorianos para que levanten su interdicto -por 19.000 millones de dólares- contra Chevron, por daños en el país que preside Rafael Correa, no menos progresista que CFK aunque, ya se sabe, amigos pero sin perder.

Y, con todo, tras el acuerdo, los estudios jurídicos de Repsol estudian ampliar la demanda interpuesta contra Chevron quien a fin de cuentas, está utilizando activos que le fueron expropiados sin compensación.

Eulogio López
[email protected]