• No obstante, Axel Kicillof, el lugarteniente de Máximo Kirchner en La Cámpora, propone enfrentarse a España y a Estados Unidos: a ver quién le para.
  • Además, Antonio Brufau no se conforma con codirigir YPF junto a La Casa Rosada: quiere que los gobernadores le devuelvan las concesiones retiradas de forma unilateral.
  • El problema es que el invierno austral se echa encima y el país carece de divisas.

Ni los más optimistas lo esperaban, pero resulta que el presidente norteamericano, Barack Obama ha aprovechado la Cumbre de las Américas para advertir a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que cumpla con el derecho internacional y no estatice YPF, la petrolera argentina propiedad en un 57% de Repsol.

Tal y como ya hemos informado, La Cámpora, el grupo de jóvenes ultras que manda en Argentina, mucho más que el Gobierno, y que lidera en la sombra el hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, podría conformarse ahora con quedarse con la participación de los Eskenazi (menos del 26%) más otro paquete de  los fondos, hasta un total del 30%. Repsol mantendría su 57% y habría una cogestión de YPF.

Ahora bien, el segundo de Economía, lugarteniente de Máximo Kirchner, el joven Axel Kicillof (en la imagen) insiste en plantar cara, no sólo a España sino también a Estados Unidos, principal importador de grano argentino.

Además, Antonio Brufau, presidente de Repsol, no aceptará una cogestión si previamente las seis provincias petroleras que han decidido de forma unilateral suprimir las concesiones a YPF no dan marcha atrás. Y eso puede costarle un susto, también al Gobierno de Buenos Aires.

Además, el invierno austral se echa encima y Argentina no tiene divisas para adquirir combustible. Por último, aunque no se llegue a un acuerdo, ¿quién financiará Vaca Muerta? Para empezar a hablar, una inversión de 28.000 millones de dólares, 10.000 más del valor pactado entre Madrid y Buenos Aires en el momento de la compra de YPF por Repsol.

Miriam Prat

[email protected]