La ONG Manos Unidas ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, por "su apoyo generoso y entregado a la lucha contra la pobreza y en favor de la educación para el desarrollo en más de 60 países".

En el acta se destaca "su contribución en proyectos específicos cuya meta consiste en combatir el hambre y reducir la mortalidad materna en el mundo".

En una investigación respaldada por la Unión Europea y siete países más, se afirma que cerca de 1.000 millones de mortales están desnutridos, 900 millones no tienen acceso a agua bebible y más de 1.500 viven sin electricidad. Si no se encuentra una solución, en 25 años estas cifras crecerán de forma impresionante. El informe estima que la demanda de agua potable y energía eléctrica crecerán en un 40% y la necesidad de alimentos se doblará.

"Para 2030 serán necesarios 47 millones de hectáreas para piensos y alimentos y más de 45 para bosques, afirman los más de 50 expertos que han trabajado en el informe, que apuesta por una mayor relevancia del sector privado: "es importante que las empresas europeas sean pioneras y se impliquen en la cuestión, ya que ellas son las mejores transmisoras de conocimientos".

Según la Organización Mundial de la Salud, cerca de 50 millones de criaturas no están inscritas en ningún registro. Se evalúa en 100 millones la cifra de abortos que, anualmente, se ejecutan en todo el universo. Más de 120 millones de chiquillos carecen de los alimentos básicos. 50.000 críos agonizan de hambre al día. También, uno de cada cuatro niños, menores de 5 años, vivirán los efectos de la depauperación, anemias, minusvalías, deficiencias físicas y mentales.

Por otra parte, las cifras de mortalidad infantil son, en Hispanoamérica, de 31 por cada mil, en Asia Meridional de 89 por cada mil y en África subsahariana alcanza hasta el 169 por mil. Casi son 25 millones los menores de 18 años que residen en granjas de refugiados, recogidos de las conflagraciones bélicas. Se estima en unos 16 millones los chavales huérfanos; en una cuarta parte por el virus de la muerte, el sida. El 80% de ellos habitan en África.

Se estima también en 400 millones los chiquillos esclavos bajo el despotismo de la explotación. Entre ellos se cuentan los críos encadenados a trabajos forzados en la agricultura, en yacimientos, en minas, en industrias, y como esclavos de terratenientes. Son ya 500.000 niños reclutados como soldados. Cerca de dos millones de chiquillos son utilizados sexualmente.

Lo que sobra a los opulentos es patrimonio de los indigentes. El bien común está por encima del egoísmo del bien privado o particular.

Clemente Ferrer
[email protected]