• La operadora francesa se deja querer por la italiana aunque sin concretar nada, de momento.
  • La posición de Telecom Italia es débil: sólo para igualar la oferta de Telefónica, debería realizar una ampliación de capital equivalente a la cuarta parte de su capitalización bursátil.
  • Pero Alierta no quiere dejar escapar la oportunidad: está en juego el futuro del sector en el continente americano.

La oferta de Telefónica para adquirir GVT, la filial brasileña de Vivendi, expira el miércoles 3 de septiembre. Hasta entonces, los franceses, cuyo consejo de reúne el 28 de agosto, están intentando subir el precio de la operación. En otras palabras, están haciendo lo posible para que la multinacional española pague más. Y han encontrado al 'aliado' perfecto: Telecom Italia, que ha admitido públicamente -tarde del jueves- que está en conversaciones al más alto nivel con Vivendi.

Es el 'aliado' perfecto porque la teleco italiana también tiene intereses en Brasil a través de su filial TIM Brasil. Y es perfecto porque la estrategia de crecimiento de TIM Brasil pasa por la compra de otra compañía. Vamos, que también le interesa GVT. Pero tiene un problema: la operación se le escapa, es demasiado grande para ella. Por eso, hasta el momento, las conversaciones que han mantenido los Ceo de Telecom Italia y Vivendi, Marco Patuano y Vincent Bolloré (en la imagen) respectivamente, no han llevado a ninguna parte.

Para que se hagan una idea, sólo para igualar los 6.700 millones de euros que ofrece Telefónica, Telecom Italia debería realizar una ampliación de capital equivalente a la cuarta parte de su capitalización bursátil. Ampliación que debería aprobar Telefónica, uno de los principales accionistas de la italiana. Todo eso sin contar con la enorme deuda que arrastra -27.400 millones de euros, con un ratio de endeudamiento de tres veces el Ebitda- y los flojos resultados del semestre.

Sea como fuere, y aunque sobre el papel tiene todas las de ganar, César Alierta no está dispuesto a dejar escapar la oportunidad. El presidente de Telefónica estaría dispuesto a mejorar la oferta inicial. Está en juego el futuro del sector en el continente americano.

Pablo Ferrer

[email protected]