Ha finalizado la corrosiva serie Vive Cantando de Antena 3 con la emisión del último capítulo de la temporada. Este erótico "karaoke", con sus catorce entregas, ha logrado una cuota de pantalla media del 15,1% con una audiencia de más de 2.600.000 espectadores. La corrosiva cadena ha decidido renovar por una segunda temporada esta ficción.

El perfil de los espectadores es muy bajo y con poco poder adquisitivo. No son eficaces sus impactos publicitarios. Los anunciantes deberían eliminar sus campañas en este dañino programa.

La hortera serie Vive cantando está producida por Doble Filo (Grupo Secuoya). Se trata de una vulgar comedia dramática.

Trini (María Castro) (en la imagen) es una fracasada cantante de orquesta que lleva los últimos años recorriendo toda España. Sin embargo, su hermana Luisa (Pilar Castro) aparece después de una actuación para decirle que se está muriendo. Motivo que la obliga a dejar su pasión por la música para regresar a La Gloria, el barrio en el que creció y donde vive toda su estirpe.

Tras la decisión de Trini de quedarse en el barrio y abandonar la frívola orquesta 'Vive Cantando', la protagonista de la obscena ficción musical de Antena 3 quiere celebrar una Navidad especial en familia. A pesar de que el padre de Trini y los hijos de Luisa no quieren celebrar las fiestas, Trini se encontrará una carta de su hermana fallecida en la que le pide que haga lo posible por festejar estas fiestas tan especiales. No faltará el pavo de Navidad, indispensable en la cena de Nochebuena.
Mientras que Trini anda inmersa en su plan navideño, las malas noticias afectarán a Juanjo y a César. Tras pasar la operación, todo irá bien para el dueño del tosco karaoke 'La Bamba', al contrario que para su amigo y donante. El trasplante ha dejado en peligro al socio de Juanjo y tendrá que someterse a una nueva operación.

Clemente Ferrer
[email protected]