La verdad es que no sé de qué me asombro, porque progresismo y capitalismo van de la mano en el siglo XXI como lo fueron, en el XX, socialismo y progresismo.

La figura de lo políticamente correcto en esta centuria es el progrecapitalista, el hombre que grita aborto libre y gratuito y, a partir de ahí, comienza a forrarse el riñón de forma violenta.

Pero así es. En su editorial del día 1 de mayo -muy oportuno-, el editorialista del diario, mentor ideológico del PSOE español, se quita la careta y asegura que lo siente mucho pero que el Estado debe salvar a los bancos en quiebra o en dificultades. Esto de dar dinero público para salvar bancos en crisis lleva haciendo el gobernador, con carné del PSOE, del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), con su desastrosa reforma bancaria, pero hasta hoy no lo habíamos visto por escrito.

Mire usted, la crisis bancaria sólo se solucionará cuando se adopte el sistema Lehman Brothers: que quiebren los quebrados.

El Estado, es decir, los demás, sólo tiene que pagar el dinero de los depositantes y lo siento mucho por los inversores: han arriesgado y han perdido. Ni un euro de los ciudadanos.

Pero El País ha sucumbido: el Gobierno deberá ir pensando en soltar dinero para salvar bancos, aunque debiera decir, en seguir soltando dinero. Pues bien, es así como la extorsión financiera sobre la economía real y la extorsión de las economías financieramente fuertes, como las anglosajonas, sobre la española, continuarán.

Y encima, se comerán nuestros bancos, que son mucho mejores que los norteamericanos o que los del resto de Europa.

Eulogio López

[email protected]